Estrabismo. ¿Qué puedes hacer?

El estrabismo es una desviación de los ejes oculares. Una persona que tiene estrabismo mira en dos direcciones distintas. Uno de los ojos del paciente estrábico funciona como fijador y el otro ojo está desviado. Por lo tanto, al cerebro del paciente con estrabismo llegan dos imágenes distintas y este se queda con la imagen más nítida. Otro factor importante del estrabismo es la pérdida de la visión binocular. El estrabismo ocurre cuando hay alguna alteración que impide que los músculos oculares se coordinen entre sí y es muy común entre niños

Durante la visión el ojo recoge información sobre el tamaño de las cosas, su forma, su color, textura y sobre todo la distancia en la que se encuentra el objeto o la velocidad con la que este se mueve. Toda esta información es recibida por el cerebro con una gran rapidez. El cerebro recoge información de lo que cada ojo ve y de esta forma es como consigue percibir una visión tridimensional, gracias a la cual podremos percibir la profundidad y el volumen.

El cerebro es el mecanismo que también controla los músculos extraoculares que ayudan al ojo a moverse y rotar hacia la izquierda, derecha, abajo o en ángulo, enfocarse en un objetivo concreto, etc.

Pero para que los ojos puedan moverse hacia todas esas direcciones, los músculos deben trabajar en conjunto. Cuando los músculos extraoculares no se coordinan correctamente pueden darse trastornos oculares como el estrabismo. Cuando los músculos no se coordinan, los ojos estrábicos no pueden enfocarse en un mismo punto, apuntando en direcciones distintas. Por lo tanto, mientras un ojo mira hacia abajo, el otro puede mirar hacia arriba o hacia adentro. Es un problema que ocurre alrededor de un 4% de los niños y suele aparecer desde bebés o durante los primeros 4 años de vida.

Consejos y tipos de estrabismo

El estrabismo debe tratarse, ya que, además de ser un problema estético, con el paso del tiempo puede provocar que uno de los ojos pierda agudeza visual y se convierta en un ojo vago. Es fundamental detectar este problema y tratarlo a tiempo para que esto no ocurra. El estrabismo puede clasificarse según sus características. Este convergente es aquel que provoca que el ojo se desvía hacia dentro. El estrabismo divergente se produce hacia fuera, la hipertropia es cuando el ojo se desvía hacia arriba y la hipotropia es la desviación del ojo hacia abajo.

También hay casos, en los que el estrabismo también puede ser constante o intermitente. Cuando el estrabismo es constante los ojos se alinean incorrectamente de forma constante. El estrabismo intermitente es cuando la  alineación incorrecta se produce cuando se mira a un objetivo concreto, a una dirección y distancia en concreto. También podemos clasificar el estrabismo como alternante o monocular. En el estrabismo alternante puede haber una buena agudeza visual, mientras que en el monocular solo utilizamos un ojo y el otro siempre se queda desviado. Si has detectado que tu hijo tiene este problema lo mejor será que acudes a nuestro Centro para ponerle un tratamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *