Menú Mejor Visión

Ambliopía u Ojo Vago

¿Qué es la Ambliopía (Ojo Vago)?

La ambliopía (denominada también “ojo vago”) se caracteriza por una agudeza visual baja, sin lesión aparente del ojo, y que no se puede corregir con gafas o lentes de contacto. En algunos casos puede producirse una ambliopía bilateral (de los dos ojos).

El ojo vago, además de tener baja agudeza visual, tiene dificultad en todas las capacidades visuales. Por tanto, sus movimientos oculares, la acomodación, la coordinación ojo mano, la fijación ocular, etc., son peores que en el otro ojo. Debido a estas diferencias, los ojos no colaboran entre sí, no trabajan en equipo.

Causas de la ambliopía

Las causas de la ambliopía pueden ser:

  • estrabismo
  • diferente graduación de un ojo al otro
  • disfunciones binoculares
  • disfunciones acomodativas
  • enfermedades oculares (cataratas congénitas, ptosis), otras
  • mal desarrollo motor

El ser humano no nace con la visión desarrollada. En los primeros años de vida es cuando se adquieren todas las capacidades visuales. Por tanto, es muy importante que durante este periodo los dos ojos reciban los mismos estímulos para que adquieran un nivel óptimo que permita el desarrollo de una buena binocularidad (uso de los dos ojos al mismo tiempo).

Desarrollo motor

El desarrollo motor del niño es paralelo al desarrollo de la visión y la audición.

Somos seres simétricos, tenemos dos piernas, dos brazos, dos ojos, dos oídos, dos hemisferios cerebrales. Al nacer todos estos sistemas dobles funcionan de manera individual, porque todavía no existen las conexiones cerebrales necesarias para que funcionen como una unidad.

Con el movimiento y el desarrollo motor se consigue que cada lado del cuerpo se desarrolle por igual y que luego se unan para formar un todo y trabajen de forma coordinada.

En el niño recién nacido los hemisferios cerebrales se activan de forma alternante primero uno y luego el otro. Por eso los bebés mueven un lado del cuerpo o el otro, oyen por un oído o por el otro, ven por un ojo o por el otro.

Es muy importante que en estas fases se estimulen por igual las dos partes del cuerpo para que las dos se desarrollen por igual.

A los 7-8 meses los dos hemisferios cerebrales empiezan a comunicarse entre sí. Este proceso de unificación de los hemisferios empieza con el arrastrado contralateral y se perfecciona con el gateo contralateral. Durante este período se produce la maduración de las vías nerviosas de coordinación cruzada. El niño empieza a desplazarse con un patrón contralateral de coordinación, coordinando brazo derecho con pierna izquierda y viceversa.

Es también el momento cuando los dos ojos y los dos oídos (si han sido estimulados por igual) empiezan a funcionar juntos.

En la visión empieza a desarrollarse la binocularidad. El niño aprende que el espacio no es plano sino que tiene profundidad y empieza a verlo en tres dimensiones y a desarrollar la capacidad de medir distancias.

Por todo lo anterior es tan importante seguir y completar todas las fases del desarrollo motor.

¿Cómo detectar la ambliopía?

La ambliopía puede ser detectada por padres y docentes con una simple prueba: tapar al niño uno de los ojos, observar sus reacciones, que mire la televisión o unas letras o dibujo de cerca y de lejos y repetir la prueba ocluyendo el otro ojo. Si tiene un ojo vago, verá peor por él o rechazará que se le tape.

A partir de los 3 años, se deberán realizar estudios optométricos anuales.

¿Cómo prevenir la ambliopía?

- Evitar tapar un ojo (por ejemplo al estar echado en la cuna siempre sobre el mismo lado, al darle el biberón sujeto en el mismo brazo de los padres, o que el pelo le tape uno de los ojos, etc.).

- Con revisiones visuales optométricas periódicas.

¿Cómo tratamos la ambliopía?

En el tratamiento clásico se tapa el ojo “bueno” (con un parche) para intentar mejorar la agudeza visual del ojo ambliope. El inconveniente es que al destaparlo y, como no se le ha enseñado a usarlo en conjunto con el otro, el ojo ambliope puede volver a disminuir su agudeza visual.

Mejor Visión propone para el tratamiento de la ambliopía por un lado tratamientos optométricos (Terapia visual y Fototerapia Syntonic) y, por otro lado, tratamiento de los Reflejos Primitivos y Tratamiento del desarrollo motor.

Para la Optometría Comportamental es fundamental conseguir la binocularidad, la visión en 3D, estereópsis. El objetivo es aumentar las capacidades del ojo vago (de enfoque, agudeza visual, motilidad ocular, coordinación ojo mano, etc.) y enseñarle a trabajar en conjunto con el otro ojo.

Estudios recientes demuestran que a lo largo de la vida se siguen formando conexiones entre las neuronas. Por tanto, aunque es mejor tratar la ambliopía en la infancia, también se obtienen buenos resultados en adolescentes y adultos.

Los tratamientos posibles son:

Mejor Visión
C/ Sirio 44, esc. der. bajo D.
28007 Madrid
91 551 11 00

Contacta con nosotros

Un ojo vago ve mal, hace que leas mal, te dificulta en los deportes, hace que te caigas y seas torpe y mucho más



Un parche es solo un "parche", no es la solución del ojo vago

Un parche no enseña a usar los dos ojos al mismo tiempo.



Los ejercicios visuales aumentan las capacidades del ojo vago y a usar los dos ojos a la vez

Terapias que ofrecemos en Mejor Visión