Lateralidad cruzada en adultos: ¿qué es y cómo afecta nuestra vida diaria?

que es la lateralidad cruzada

La lateralidad cruzada en adultos es un fenómeno intrigante y complejo que afecta a una parte considerable de la población adulta. Según mlsjournals.com el 30% de la población mundial tiene problemas relacionados con la lateralidad (incluyendo a los niños), presentando problemas de aprendizaje en la lectura o escritura, dificultades con el espacio-tiempo y de cálculo mental. 

Aunque a menudo se pasa por alto, entender sus implicaciones puede revelar mucho sobre cómo nos adaptamos y funcionamos en nuestro entorno diario. Pero, ¿sabes exactamente a qué hace referencia el concepto de lateralidad cruzada? La realidad es que no siempre tenemos en cuenta todas las implicaciones. Por este motivo, es importante tener en cuenta todos los aspectos que influyen en ella y en este artículo lo vamos a desarrollar. 

¿Qué es la lateralidad cruzada?

La lateralidad es la preferencia instintiva de utilizar una parte del cuerpo sobre la otra, como la mano o el pie derecho frente al izquierdo, que está controlada por los hemisferios del cerebro. Esta distribución de funciones entre los hemisferios cerebrales es fundamental para la especialización de nuestras capacidades cognitivas y motoras.

La lateralidad cruzada ocurre cuando una persona usa preferentemente la mano de un lado y el pie, ojo u oído del lado opuesto para realizar la mayoría de sus actividades. Este cruce puede afectar no sólo a la coordinación física, sino también a funciones cognitivas como el lenguaje y la percepción espacial.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de la lateralidad cruzada pueden ser diversos y suelen solaparse con los de otros trastornos como el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) y los Trastornos Específicos del Aprendizaje (TEA). Entre los más comunes se encuentran las dificultades en la automatización de procesos cognitivos básicos como la lectura, escritura y el cálculo, así como problemas para organizar adecuadamente el espacio y el tiempo. Estos desafíos pueden manifestarse en la inversión de letras y números, confusión en la secuenciación gráfica y dificultades en la coordinación motriz.

A nivel académico y laboral, estos problemas pueden traducirse en un bajo rendimiento y desmotivación, afectando profundamente la autoestima y el desarrollo social del individuo. Los adultos con lateralidad cruzada pueden experimentar también una inhabilidad psicomotriz más notable y problemas en la organización de la información codificada. A menudo, esta condición requiere una intervención especializada y un soporte continuo para manejar los síntomas efectivamente y mejorar la calidad de vida del afectado. Identificar y tratar la lateralidad cruzada es fundamental para mitigar sus impactos en la vida cotidiana y profesional de quienes la padecen.

Te aconsejamos que veas este video “La realidad de vivir con Lateralidad cruzada y dislexia (Experiencia de Reyes Andreo) :

 

Algunos ejercicios importantes

Una vez hemos llegado hasta aquí, únicamente queda dar un paso más: ¿cuáles son los ejercicios que podemos realizar para lidiar contra esta situación? Para mitigar los efectos de la lateralidad cruzada, se recomienda implementar una serie de ejercicios específicos que fomenten la coordinación y el conocimiento espacial. Ejercicios como juegos de puntería y actividades manuales son fundamentales. Los juegos de puntería, como lanzar bolas a una canasta o jugar a los bolos, no solo son divertidos, sino que también ayudan a reforzar la coordinación mano-ojo y a mejorar la precisión motriz. Por otro lado, las actividades de presión manual, como modelar con plastilina o usar slimes, incentivan el uso de ambas manos, promoviendo la destreza y la habilidad manual.

Además, ejercicios que implican verbalizaciones de direccionalidad, como yinkanas donde se dan instrucciones específicas para moverse de izquierda a derecha, son cruciales para mejorar la conciencia espacial. Estas actividades ayudan a los individuos a entender y a orientarse mejor en su entorno, fortaleciendo su capacidad para seguir instrucciones complejas y mejorar su orientación espacial general.

El juego del escultor, donde una persona posa y otra imita la postura, es otro ejercicio a tener en cuenta. Este no solo mejora la percepción espacial, sino que también contribuye al desarrollo de la memoria motriz y la capacidad de replicar modelos físicos, lo cual es esencial para quienes luchan con la coordinación debido a la lateralidad cruzada.

El juego del escultor

Otro recurso que tenemos que tener bajo control es el uso del Tangram, un puzzle chino que puede utilizarse tanto en formatos físicos como digitales. Este juego ayuda a los individuos a mejorar la lateralidad al tiempo que refuerza habilidades en solución de problemas y razonamiento espacial. Al manipular las piezas para formar figuras, los usuarios ejercitan su destreza manual y su capacidad de visualización espacial, componentes críticos para la corrección de la lateralidad cruzada.

Tangram, un puzzle chino

Además, se pueden incorporar tecnologías modernas como aplicaciones de realidad aumentada que guíen al usuario a través de ejercicios específicos de lateralidad. Estas herramientas pueden proporcionar retroalimentación instantánea y personalizada, lo que es ideal para ajustar los ejercicios en tiempo real y maximizar su efectividad.

Particularidades de la terapia

En adultos, la terapia de lateralidad debe ser altamente personalizada. Basada en un test de lateralidad completo, la terapia se adapta a las necesidades específicas del individuo, teniendo en cuenta su patrón de lateralidad cruzada y su nivel de lateralización homogénea y heterogénea: manual, podal, visual y auditiva.

Además de abordar los síntomas físicos y cognitivos, es crucial atender a los aspectos emocionales. Proporcionar un espacio para discutir experiencias y conflictos ayuda a los pacientes a reconstruir su identidad y fortalecer su autoestima. Un aspecto que es fundamental para el éxito terapéutico.

La lateralidad cruzada en adultos es un campo que merece más atención debido a su impacto significativo en la vida diaria. Comprenderla y abordarla adecuadamente puede mejorar considerablemente la calidad de vida de los afectados. Con intervenciones terapéuticas adecuadas y ejercicios específicos, los adultos pueden superar muchos de los desafíos asociados con este fenómeno, mejorando su bienestar general y su funcionalidad en la vida cotidiana.

En Mejor Visión nos encargamos del diagnóstico de la misma a través de un estudio perceptual visuo-cognitivo así de como su tratamiento, así que si quieres saber más sobre esto te animo a contactar con nuestro equipo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas